19th Ave New York, NY 95822, USA

[LUN] Espectacular video capta a ballena jorobada comiendo frente a Tocopilla

Ballena

Este lunes era un día más de trabajo para César Rojas Arce, buzo comercial de Tocopilla, región de Antofagasta. “Como todas las semanas, estaba haciendo la inspección periódica de la succión de agua de la planta desaladora, cerca de la playa el Remanso. Parte de mi trabajo es realizar la mantención de las mallas anti medusas”, cuenta el trabajador de 53 años.

Hasta que a eso de las 10 de la mañana, se dio cuenta de que “a no más de 20 metros, vimos una ballena que estaba dando vueltas cerca de nuestro bote. Volvimos al bote y la grabé”.

El video que resultó de ese contacto muestra a la ballena a poca distancia de la orilla de la playa. El animal abre su boca por varios segundos y luego la cierra para hundirse en el agua por unos segundos, hasta que vuelve a salir para dar vueltas y sacar su cola del agua.

“Soy de Tocopilla y voy, al menos, dos veces al mes a ese lugar. Nunca había visto una ballena tan cerca de la orilla. Estaba a no más de 50 metros de la playa y la profundidad en ese lugar es de entre 10 y 30 metros”, dice el buzo.

“Fue una experiencia única, porque estuvimos muy cerca de ella. A las 12 me fui del lugar y la ballena seguía ahí, pero se había movido un poco más al sur”, relata Rojas Arce.

Alimentándose

“Es una jorobada alimentándose, por eso abre tanto la boca”, comenta Sonia Español, directora ejecutiva de la fundación MERI, que realiza estudios científicos para la conservación de los ecosistemas.

Luis Bedriñana, doctor en biología marina de la Universidad Austral e investigador del centro de investigación oceanográfica Copas Coastal, confirma: “Si bien en el video no se alcanza a ver la presa, lo más probable es que estaba comiendo anchoveta o sardina. En esos sectores se forman cardúmenes que quedan atrapados en la costa. Por lo mismo se ven lobos marinos cerca de la ballena. Ellos también deben haber estado comiendo en el lugar”, añade Bedriñana.

El biólogo marino explica que “lo que hace al abrir la boca de esa forma es meter todo el cardumen, con agua y todo, dentro de su boca”. Luego, “si pudiésemos ver debajo del agua, lo que sucede es que infla la parte de abajo de la mandíbula, pues se llena de agua y peces. Lo que hace después es cerrar la boca y hundirse para expulsar el agua empujándola con la lengua a través de sus barbas”.

Las barbas de las ballenas son estructuras hechas de queratina (el mismo material que el pelo humano) que sirven de filtro para los cetáceos. “Entonces, con la lengua empuja el agua, así la bota y se queda con la comida atrapada en las barbas, que luego se la traga, cuando ya ha botado toda el agua”, detalla el investigador.

Para Luis Bedriñana, lo interesante del video es que “las ballenas jorobadas del Pacífico sur tienen tres zonas de alimentación reconocidas y estudiadas. Están en la Antártica, Magallanes y en la ecorregión de Chiloé y Aysén. Durante los últimos años se ha visto que han empezado a aparecer en zonas más al norte, principalmente en esta época del año. Por ejemplo, el año pasado se divisaron en Valdivia”.

-Pero esto es mucho más al norte…

-La hipótesis que hay sobre esto es que, como se han dejado de cazar ballenas, ellas han ido recuperando territorio. Comenzaron a reutilizar otras zonas que ocupaban antes de la caza ballenera.

-¿Y es raro verlas en solitario y tan cerca de la orilla?

-Por lo general en las zonas de alimentación forman grupos pequeños, pero no es extraño ver algunos ejemplares solitarios. Tampoco es raro que estén tan cerca de la orilla. Se han visto ballenas azules a una distancia similar en playas de la región de Los Lagos. Y si está ahí, es porque puede llegar y tiene la capacidad de maniobrar. Es probable que sea un ejemplar juvenil.

Fuente: LUN