19th Ave New York, NY 95822, USA

El rol de las empresas y embarcaciones en la reducción de la contaminación acústica marítima.

Es un hecho que la intervención humana en los océanos ha generado un impacto sin precedente, tanto en los servicios ecosistémicos marinos como en las especies que los generan, entre ellas las ballenas.

Los océanos están lejos de ser silenciosos. Se trata de un hábitat en el cual conviven sonidos submarinos de origen natural y de origen antropogénico, es decir provocado por el ser humano. Los sonidos naturales son múltiples y corresponden a vocalizaciones de ballenas, sonidos que generan los peces, crustáceos y también la lluvia, olas o terremotos submarinos.
Por el contrario, la contaminación acústica marítima se debe esencialmente a los sonidos antropogénicos, a veces sin querer, como el ruido que causan las embarcaciones que navegan diariamente en el océano. Estos provocan que por ejemplo, las ballenas tengan problemas para comunicarse, ya que el rango de frecuencias que producen coincide con el de estos cetáceos, por lo que pierden la capacidad de comunicarse entre ellas y con su medio ambiente.

En ese contexto, destaca el nuevo estudio publicado en el Scientific Reports de Nature, el cual demuestra que reducir la velocidad de una embarcación a 10 nudos (18.5 km/h) o menos, constituye un método eficaz para reducir el ruido submarino emitido por los barcos comerciales.

Este estudio, inspirado en el programa lanzado en el 2014-2018 por el Santuario Marino Nacional de las Islas del Canal, demostró que incentivar económicamente a las empresas, para disminuir sus velocidades, permitía una reducción de un 25% de la contaminación acústica de estas mismas.

Hoy Chile tiene la oportunidad de ser un ejemplo mundial de Conservación y Desarrollo Sostenible, con la implementación del proyecto de Fundación MERI y el Ministerio de Medio Ambiente, The Blue BOAT Initiative, el cual busca instalar una red de boyas oceanográficas que, a través de un sistema de hidrófonos, podrá detectar la presencia de ballenas en tiempo real, para alertar a embarcaciones la existencia de cetáceos en el lugar y evitar colisiones.

A su vez, este proyecto permitirá valorizar los servicios ecosistémicos marinos y avanzar hacia un cambio de paradigma y una economía azul.

¡Es hora de que te sumes tambien!

Conoce más sobre esta iniciativa en theblueboatinitiative.org y fundaciónmeri.cl