Blue Boat Initiative

The Blue BOAT Initiative (Buoy Oceanographic Alert Technology, Tecnología de alerta de boyas oceanográficas en español) es un proyecto patrocinado por el Ministerio del Medio Ambiente de Chile, desarrollado en conjunto con Fundación MERI, que busca conservar y proteger a las ballenas, a la vez que monitorear los océanos, estudiando y valorizando los servicios ecosistémicos marinos, en particular aquellos asociados al rol de las ballenas en la captura del CO2, necesarios para enfrentar el cambio climático.

Una de las principales amenazas para las ballenas es el tráfico marítimo, debido a las lesiones e incluso varamientos producidos por las colisiones, y al ruido que generan las embarcaciones, el cual provoca lesiones auditivas y pérdida de probabilidad de comunicación, entre otras consecuencias.

The Blue BOAT Initiative es un complejo sistema de alerta temprana de presencia de ballenas, a las embarcaciones, que incluye una red de boyas inteligentes, un sistema de monitoreo acústico pasivo y oceanográfico, y que se añade a protocolos previamente establecidos que protegen a las ballenas en rutas de tráfico marítimo.

The Blue BOAT Initiative comenzará en la Patagonia chilena, en el Golfo Corcovado, área que reúne a la mayor cantidad de ballenas azules, para luego cubrir el resto del país. Este proyecto busca ser replicable a nivel regional a lo largo del Pacífico, para así proteger a las ballenas a lo largo de sus rutas migratorias.

Revisa noticias sobre The Blue Boat Initiative en este link.

The Blue BOAT Initiative se constituye bajo la siguiente institucionalidad:

Un Comité Ejecutivo que debe garantizar la correcta ejecución de proyecto definiendo las acciones necesarias para dar cumplimiento a los objetivos y alcance del proyecto en todas sus dimensiones.

Integrantes: Patricia Morales, Gerenta General de Filantropía Cortes Solari; Ana María Molina, Directora Ejecutiva de Fundación MERI; Sonia Español-Jiménez, Directora The Blue BOAT Initiative; Ralph Chami, International Monetary Fund; Juan José Donoso y Laura Cussen como representantes del Ministerio de Medio Ambiente.

Y un Comité Consultivo que asesora y aconsejara al Comité Ejecutivo en la toma de decisiones estratégicas, aportando redes y recomendaciones para aumentar la visibilidad, impacto y alcance del proyecto.

Instituciones: SERNAPESCA, DIRECTEMAR, Fondo Monetario Internacional, Fundacion Sense of Silence, Environmental Defense Found entre otros.

A partir de los cuales se conforman las siguientes mesas de trabajo donde expertos de diferentes áreas efectuaran recomendaciones en temáticas atingentes a la realización del proyecto en función de la etapa del mismo.

Estas mesas abordarán diversas aristas de la bioacústica, como lo son sus aplicaciones a estudios de la biodiversidad marina en general, y de las ballenas en particular, además de abordar la discusión de los océanos como ecosistemas mitigadores del cambio climático y el uso de la data de oceanografía física. Gracias a la expertiz de los participantes se podrá discutir sobre las tecnologías disponibles, el análisis de los registros obtenidos, así como evaluar los lugares estratégicos donde esta metodología es adecuada para replicar el proyecto en posteriores etapas.

Esta mesa abordará la logística necesaria para el buen desarrollo del proyecto, desde la arista acústica y oceanográfica, así como todos los aspectos relativos a la correcta instalación, transmisión, almacenamiento y procesamiento de datos obtenidos.

Esta mesa discutirá sobre cómo impulsar una regulación del tráfico marítimo para evitar las colisiones con cetáceos.

Esta mesa reúne a los principales actores de la sociedad civil y científica, relacionados con la conservación, el cambio climático y el rol de los servicios ecosistémicos en la mitigación del cambio climático, con el objetivo de proponer iniciativas que apunten a sensibilizar a la población sobre esta temática.

¿Quieres saber más? Descarga el dossier del proyecto

Hasta la fecha, ningún esfuerzo global ha considerado la importancia de los océanos como un sumidero de carbono y el importante papel ecológico que juegan las ballenas en la mitigación del cambio climático.

Las ballenas contribuyen a la eliminación de carbono de la atmósfera, a través de la acumulación de grandes cantidades de carbono en sus cuerpos. Una vez que fallecen, suelen hundirse hasta el fondo del mar. Una sola ballena gris de 40 toneladas es capaz de absorber dos toneladas de carbono, que podría quedar atrapado en el fondo marino por más de 2.000 años.